Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra "Política de cookies."
 
Reciba nuestro newsletters en su email:
Inicio
QUIENES SOMOS
Centro Documental
Fuentes Documentales
Hemeroteca
Agenda
Localización y contacto
Enlaces de Interés
Foro
Troles y haters en la Red, ¿cómo actuar?
is4k - Blog , 08/04/2019
Internet es un espacio de comunicación abierto que permite la transmisión de información, el debate y la puesta en común de opiniones, pero estas no siempre son positivas o constructivas. En los últimos tiempos, cualquiera que use Internet se habrá topado con una figura que forma parte indiscutible de foros y redes sociales: el trol. Los troles ya no solo son criaturas fantásticas de historias de ficción. Según la RAE, un trol es un ‘monstruo maligno de la mitología escandinava que habita en bosques o grutas’, pero los troles de Internet son personas de carne y hueso. Utilizar este término para referirse a ellas, ya nos hace pensar que no es la mejor compañía para disfrutar en un entorno virtual y mucho menos para un menor de edad. Pero, ¿qué es un trol?, ¿es lo mismo que un hater?

 
Troles y haters en la Red
 
En el contexto de Internet, hablamos de troles para referirnos a personas que a través de mensajes, intentan molestar o provocar polémica en los debates que se generan en redes sociales, blogs, foros o cualquier espacio virtual que permita comentar u opinar. De este modo, la acción de trolear se refiere a la intervención de estas personas en un entorno digital, impidiendo el intercambio o desarrollo habitual de la comunicación.
 
Estos mensajes pueden ser ofensas directas o insultos, comentarios inapropiados, irrelevantes o que no tienen nada que ver con el tema inicial del debate. Por ejemplo, cuando un youtuber publica un vídeo en que habla del último videojuego que ha probado, un trol puede dejar varios comentarios con el objetivo de crear polémica o molestar: ‘vaya vídeo más estúpido’, ‘dejad de perder el tiempo, no tiene ni idea de lo que habla’, ‘odio este canal’, ‘a mi lo que me gusta es jugar a las canicas’, etc. Otro ejemplo lo podríamos encontrar en Twitter, si tras publicar un mensaje sobre la defensa de los océanos, el usuario recibe respuestas como: ‘qué tontería luchar por estas cosas’, ‘vaya mensaje más absurdo’ o ‘si os gusta este tema pasad por mí perfil donde encontraréis el enlace a mi libro’.
 
Estos comentarios generalmente llaman la atención del resto de la comunidad y del protagonista de la publicación, haciendo que se sientan molestos o incluso heridos, interrumpiendo el hilo del debate y generando respuestas inútiles o agresivas. 
 
Para seguir leyendo a texto completo [ enlace ]
 


Más información AQUÍ
Versión Descargable No Disponible Imprimir Documento Enviar Documento
Facebook Twitter Linked-in
Área Privada - Aviso Legal - Privacidad - Política de Cookies
Copyright © 2011 Website BIENESTARYPROTECCIONINFANTIL.ES - Diseño y desarrollo MultiMedia Team