Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra "Política de cookies."
 
Reciba nuestro newsletters en su email:
Inicio
QUIENES SOMOS
Centro Documental
Fuentes Documentales
Hemeroteca
Agenda
Localización y contacto
Enlaces de Interés
Foro
Hayouba, trabajando desde los 10 años en una mina
Prensa - ABC.es, 14/07/2019
Hayouba también tuvo que aprender español y él ni siquiera sabía leer ni escribir. Acaba de cumplir los 18 y no deja de sonreír, pese a lo que lleva vivido, y sufrido, en su corta vida. Con 10 años salió de su casa, situada en un pequeño pueblo de Burkina, para irse a trabajar a una mina de oro. Allí estuvo tres años picando catorce horas al día. No era el único niño. «Fue muy duro y había meses que no pagaban», cuenta a ABC. Con 13 años, decide emigrar y se fue a Níger, donde estuvo trabajando de peón albañil en unas condiciones parecidas. Luego. lo intentó en Argelia y a Marruecos. Se recorrió todos estos países a pie o en autobús. Cada sitio nuevo al que llegaba era peor que el anterior.

Para entrar en Melilla tuvo que saltar cinco veces una verja coronada por concertinas. Las cuatro primeras lo detuvieron y lo devolvieron a territorio alahuita. No sufrió heridas gracias a las mantas que llevaban para amortiguar los pinchazos. Como dicen los voluntarios de Cáritas, «a España sólo llegan los más fuertes. Los demás se quedan por el camino». Hayouba conoció en Melilla a una monja que les daba clases de español en el centro de internamiento. Ella le ayudó a llegar a la península, primero a Sigüenza y, luego, a Sevilla.
 
Este joven africano quería trabajar para ayudar a sus padres y a sus cuatro hermanos. «Me costó mucho aprender a leer y escribir. Mi idea no era estudiar nada porque me hacía falta dinero y quería ir a trabajar a Almería, pero en Cáritas me convencieron de que estudiara». Al lado de la mina de Burkina, el duro trabajo en el campo a pleno sol, o en un asfixiante invernadero, debería de parecerle a Hayouba, menor de edad hasta hace pocos meses, casi un juego de niños. La Fundación Cruzcampo le acaba de conceder una beca para estudiar cocina. Dice que será un buen cocinero.
 
Una familia sevillana lo ha acogido en su casa y una niña rubia de ojos azules de pocos meses, a la que él llama su «nueva hermana», ha empatizado de forma extraordinaria con este nuevo inquilino que tiene un aire a Michael Jackson cuando era adolescente. 
 


Más información AQUÍ
Versión Descargable No Disponible Imprimir Documento Enviar Documento
Facebook Twitter Linked-in
Área Privada - Aviso Legal - Privacidad - Política de Cookies
Copyright © 2011 Website BIENESTARYPROTECCIONINFANTIL.ES - Diseño y desarrollo MultiMedia Team